Dolor pélvico crónico : entrevista con Romina Domenech

Dolores en la zona pélvica persistentes por mas de 6 meses” así se define comúnmente el Síndrome del Dolor Pélvico Crónico. Tiene una infinidad de causas posibles y es por eso que una evaluación pluridisciplinaria es primordial para el éxito terapéutico.

Hoy entrevistamos a Romina Domenech, fisioterapeuta y especialista en tratamientos del piso pélvico para mujeres, varones y niños.

perfilrominablog

Romina conoció esta especialidad por casualidad, ya que la directora del centro kinésico donde comenzó a ejercer una vez egresada de la universidad era María Inés Martí, una de las pioneras de la Rehabilitación Pelviperineal en Argentina.

En su formación de grado Romina no había escuchado nada acerca de esta apasionante especialidad. Rápidamente decidió dedicarse exclusivamente a la pelviperineología porque “es muy importante el impacto en la mejora de la calidad de vida de los pacientes”.

Trabajó en el Hospital Italiano (CABA) con el doctor Ubertazzi y actualmente coordina el área de Rehabilitación Pelviperineal en el Hospital Austral en Pilar con el doctor Agustin Sampietro. Es además integrante de la Comisión Directiva de SOKAP (Sociedad Kinésica Argentina de Pelviperineología).

El dolor pélvico crónico, ¿qué es? ¿Cuales son los síntomas?

El dolor pélvico crónico (DPC), es aquel que asienta en la pared abdominal, la parte baja de la espalda, la cadera, la zona glútea y/o la pelvis y persiste durante 6 o más meses, aunque actualmente se está tendiendo a incluir como cronificado al dolor que permanece 3 meses o más.

Compromete los músculos, nervios, vasos  y órganos de las regiones mencionadas, generando alteraciones en la micción, defecación, relaciones sexuales, actividad física…

A diferencia del dolor agudo, que aparece en respuesta a una lesión y tiende a remitir cuando dicha lesión se trata, el dolor crónico persiste a pesar de haberse resuelto su causa original lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento, ya que los estudios de rutina pueden tener resultados normales …

Este cuadro mantenido en el tiempo va llevando al paciente a generar cambios de comportamiento, a suspender actividades y predispone a sufrir depresión y ansiedad. A su vez, el estado de ánimo influye en la manera en la que el Sistema Nervioso Central capta el dolor, generando que se perciba con mayor intensidad.

De todas maneras, es importante resaltar que el DPC es una enfermedad real, con implicancias físicas reales y que no esta solo “en la cabeza” del paciente, una creencia lamentablemente todavia actual.

¿A quien este sindrome afecta?

Teniendo en cuenta que cada paciente es uno y unico y que las causas pueden ser múltiples, es más propenso a padecer DPC el paciente con afecciones viscerales persistentes (cólon irritable; endometriosis; infecciones urinarias, genitales, prostáticas no tratadas, etc); aquel que padece depresión y ansiedad o quien este transitando una situación angustiante o muy traumática emocionalmente.

El DPC puede afectar tanto al varón como a la mujer, aunque hay pocos estudios sobre la prevalencia en los primeros. Afecta al 15% de las mujeres, siendo más común en edad fértil y una de cada tres mujeres experimentará dolor pélvico en algún momento de su vida.

 

¿Cómo se trata el dolor pélvico crónico?

El abordaje debe ser interdisciplinario, incluyendo al urólogo, ginecólogo, coloproctólogo, gastroenterólogo, médico especilista en tratamiento del dolor, kinesiólogo especialista en suelo pélvico, psicólogo, osteópata y la lista puede seguir… dada la complejidad por los múltiples factores que contribuyen a que el cuadro clínico persista. Luego de una adecuada evaluación para detectar justamente esos factores, se diseña un plan de tratamiento que incluye fisioterapia, medicación y, en algunos casos cirugía.

 

¿La fisioterapia puede ayudar los pacientes con DPC?

La Fisioterapia Pelviperineal es fundamental ya que se educa al paciente y se lo guía a realizar cambios de conducta para recuperar su salud, se utilizan diferentes técnicas y dispositivos para relajar la musculatura hipertónica, reactivar la musculatura debilitada, recuperar el movimiento y la función miccional, defecatoria y sexual y aliviar el dolor. Se realizan movilizaciones, elongaciones, se indican ejercicios y se utiliza aparatología como biofeedback, electroestimulación, radiofrecuencia, etc.

 

Mencionaste probabilidades de sufrir de DPC bastantes altos, todavia es una enfermedad poca conocida…

Es cierto, una señal es que usualmente los pacientes transcurren años hasta llegar a un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Es fundamental la difusión de esta problemática a los profesionales de la salud y a la población general.

Por tal motivo la International Pelvic Pain Society (IPPS) designó al mes de mayo como mes de Concientización sobre el Dolor Pélvico. Un proyecto en el que participé junto al Dr. Juan Diego Villegas Echeverry de Colombia y Amy Stein de Estados Unidos (ambos ex presidentes de la IPPS).

Los días 2 y 3 noviembre de este año se llevará a cabo en Buenos Aires un importante evento que permitirá una completa actualización de todos los profesionales de la salud involucrados en el diagnóstico y tratamiento del dolor pélvico, el Primer Simposio Internacional de Dolor Pélvico en Argentina. Donde contaremos con las ponencias de destacados referentes de Europa y América y se abordarán las principales áreas de diagnóstico y tratamiento del dolor pélvico: neuropatías, ginecología, urología, coloproctología, flebología, infectología, diagnóstico por imágenes, cirugía, farmacología, fisioterapia… Más información en www.sidpa.com.ar

sidpa

 

 

 

Deja un comentario