Núria Vives, un retrato

IMG_3826Núria Vives, pedagoga corporal, psicomotricista y especializada en anatomía aplicada al movimiento, promotora del movimiento consciente, visita regularmente Buenos Aires para dictar los talleres Periné, Integración y Movimiento®* y Parir en Movimiento®*.

Durante su última estadía en el país, nos encontramos con ella para hablar de su metodología, de movimiento, de respiración, de parto, de las mujeres en la sociedad de hoy.

Los invitamos a conocer a esta mujer vibrante de 62 años, que llenó nuestra mañana de risas espontáneas, confidencias y sobre todo de su pasión por el trabajo que realiza.

Después de este retrato, publicaremos mañana una entrevista con Núria.

—————————————-

El hilo conductor de la trayectoria de Núria es el movimiento.

Empezó en su infancia con la danza clásica. Como no le gustaba la manera en que se enseñaba a los niños, se lanzó en una carrera universitaria de pedagogía. Al terminar, sintió que aún le faltaban herramientas. Y es así como llegó a París para estudiar en las universidades de Vincennes y La Sorbonne.

Paralelamente Núria tenía una escoliosis importante, que había sido tratada, como dice pudorosamente  « con métodos muy antiguos », y que la habían marcado corporalmente.

En París hizo dos “encuentros” cruciales. Uno fue el libro Anatomía aplicada a la danza de Georgette Bordier, nos dice que primero no entendió nada, sintiendo todavía que ahí había una llave para su búsqueda del conocimiento corporal. El otro “encuentro” fue un papelito que decía: “Clases de anatomía para el movimiento”, con Blandine Calais-Germain. Era el año 1979. En ese entonces, la que llegará a ser una reconocida especialista de la anatomía en movimiento, daba sus primeros pasos como docente.

Recordará siempre su primera clase con ella: «Me encontré con huesos naturales y me emocionó tener huesos tridimensionales en la mano. Empecé con la columna, con las vértebras. Sintiendo el volumen, representándome estas vértebras en mi cuerpo, de una manera tridimensional. Ahí empecé un camino de reconciliación con todas las rehabilitaciones que había hecho en mi cuerpo.»

Con Blandine, a primera vista sintieron conexión y reconocimiento. Estudió con ella. Fue el inicio de un largo recorrido de 30 años trabajando juntas y dictando cursos sobre el cuerpo en movimiento.

Ya que ambas eran bailarinas, primero decidieron dirigir sus clases a bailarines tanto en España como en Francia. Pero se enfrentaron con mucha resistencia en el ámbito de la danza. Cuando se quedaron embarazadas, ampliaron la exploración del movimiento a la anatomía del parto. Blandine publicó el libro El Periné Femenino y el Parto, para el cual posó Núria, embarazada de su primer hijo Pau. Él nació en casa, un evento «¡feliz! porque estuve muy bien acompañada con una matrona, una amiga médica y mi marido», nos cuenta Núria, quien dio a luz también en casa a su segundo hijo Uriel.

Al mismo tiempo, en Francia, Blandine había visto que en todo lo que era el trabajo con el periné, la mujer estaba muy pasiva y había mucha intervención. Con esta línea directiva del movimiento, pensó que el periné era otra parte del cuerpo que la mujer podía conocer y gestionar. La colaboración con Blandine dio como fruto el libro conjunto Parir en Movimiento, actualmente, bibliografía de referencia para las estudiantes para matronas en la Universidad de Buenos Aires y en España.

Con Anna Sanés, la matrona que asistió a sus dos partos domiciliarios, Núria dio clases para parejas embarazadas durante 10 años. Un día en un curso, una futura mamá que era matrona le dijo: «Núria, esto que nos estas enseñando, no nos lo enseñan en la carrera de matrona, por favor: ¡continúa!». Una frase que le quedó muy grabada.

A partir de entonces, empezaron las oportunidades de dictar sus clases en los hospitales. Se acuerda que el primer hospital donde fue invitada a dar un curso, era muy intervencionista, con una tasa de cesáreas muy alta. Ella pensó: «! qué estoy haciendo aquí dentro!» y tuvo el deseo de salir corriendo. Pues allí estaba, ¡con su maleta llena de pelvis! Y solo empezaba. La vida la llevó a trabajar con el colectivo de matronas de diversos países.

Igual de importante que la anatomía para el movimiento, Núria reconoce otras dos grandes influencias en su trabajo.

Por un lado, el trabajo de «Sensory Awareness», La Consciencia Sensorial, de Charlotte Selver. El foco de este trabajo es la experimentación a través de los sentidos. Reconoce que los niños están en armonía con sus sentidos, pero los adultos perdemos este contacto con los años. Aspectos del trabajo apuntan a volver a conectar con los sentidos a través del sentir consciente del cuerpo y el seguimiento de las sensaciones físicas. Para Núria es esencial pasar por «atreverse a sentir», dejar que aparezcan las cosas que nos agradan y las cosas que nos dan miedo para poder conocernos, respetarnos y desde ahí a los demás.

El otro trabajo que la ha nutrido, es el de Emmi Pickler, pediatra húngara quien dice que el niño desde el nacimiento tiene todo para desplegar su actividad motora autónoma y su confianza, siempre que esté sostenido respetuosamente por la atención y los cuidados de los adultos. Núria recibió sus enseñanzas de Ute Strub, maravillosa maestra alemana, que ha recibido reconocimiento internacional por ser la  embajadora por excelencia del trabajo de Pickler. Durante unos años Núria le organizó seminarios en España.

Hoy Núria intenta transmitir estos elementos a las matronas para la tarea tan especial que tienen a cargo, el cuidado a las madres y bebés.

* La partera Miriam Olaizola organiza en Argentina las presentaciones de Núria Vives.

Sepa más sobre el trabajo de Núria aquí:

http://www.nuriavivesanatomia.com/,  

www.partoymovimiento.com, 

www.perineintegracionymoviento.com

 

Deja un comentario