¡Kung Fu Concha!

Perineómetro, electro-estimulación, bolitas Kegel y chiches electrónicos conectados: podríamos pensar que el cuidado de la musculatura pélvica es una preocupación de los tiempos actuales.

Sin embargo, culturas ancestrales ya recomendaban la practica de ejercicios del piso pélvico. En el Tao, se trata del kung fu vaginal. Esta practica estaba mantenida secreta y se enseñaba únicamente en la corte real y tan solo la reina y las concubinas le tenían acceso. Hoy en día la practica está ganando popularidad en el occidente gracias en especial a algunas gurús sexuales, (Kim Anami en EE.UU, Rosie Rees en Australia, Tatyana Koshevnikova en Russia), personalidades de Hollywood y otras influencers, Gwyneth Paltrow siendo la pionera.

Kung fu vaginal: ¿qué es?

La palabra kung fu significa disciplina o trabajo continuo. El kung fu vaginal es una practica regular de ejercicios pélvicos.

Se piensa erróneamente que tener músculos pélvicos fuertes era una herramienta para que las concubinas puedan satisfacer sexualmente al emperador. Todavía, originalmente, las practicas de kung-fu vaginal tienen como meta mantener la salud física y espiritual de la practicante. De hecho, en el Tao, se considera que la fuerza vital de la mujer nace en sus ovarios y que músculos pélvicos potentes permiten hacer circular la energía sexual a todo el cuerpo, logrando transformar esta fuerza bruta en energía creativa. Se dice que las mujeres que manejaban con maestría la practica guardaban excelente salud, aspecto joven y voluptuoso y que sus órganos sexuales eran firmes y vigorosos como los de las jóvenes doncellas.

¿Músculos de hierro?

No se trata tanto de tener una tabla de lavar ahí abajo, sino más bien de estar articulada. Por eso los ejercicios de kung-fu combinan masajes, ejercicios de respiración, y ejercicios de musculatura propiamente dichos que involucran elementos : bolitas chinas o uno o dos huevos de jade.

Introducir elementos en la vagina permite trabajar con la resistencia, de la misma manera que se usan pesas para fortalecer los bíceps, por ejemplo. Ademas las contracciones contra el elemento permiten identificar de manera fina los músculos que se están usando, siendo el elevador del ano y el diafragma urogenital los músculos los mas involucrados. Cuando los músculos están fuertes, constituyen paredes protectoras que impiden a la fuerza vital y energía sexual de desperdiciarse.

eggs beautiful-bedLos ejercicios de Kung fu vaginal:

Hay de varios tipos. Los más básicos consisten en colocar el elemento en una zona precisa y ejercer contracciones contra el elemento. En general se secciona la vagina en tres zonas : la entrada, la zona mediana y la zona del cuello del útero.

Cabe recordar que el tao del amor es una rama de la medicina tradicional. Los taoístas consideran que la vagina es un mapa de puntos de reflexología, conectados con otros órganos o glándulas endocrinas. El trabajo en zonas puntuales tiene como consecuencias una mejor circulación de la energía en estos órganos o glándulas y es por eso que se atribuye al kung fu genital virtudes terapéuticas.

Otro ejercicio más avanzado tiene como meta poder mover el huevo adentro de la vagina de abajo para arriba y viceversa, usando tan solo contracciones de los músculos del piso pélvico. En este caso el foco es trabajar la articulación, haciendo una especie de “ola” de contracciones ascendientes y descendientes. La otra ventaja es que con estos ejercicios se mueven y fortalecen también los músculos profundos del abdomen, con consecuencias positivas para la activación de los ovarios y las hormonas sexuales. De hecho la medicina taoísta recomienda la practica para mantener o fomentar la fertilidad.

La modalidad más avanzada del kung fu vaginal es la musculatura vaginal propiamente dicho. En este caso se añade peso al huevo de jade. Esto se practica con un huevo perforado, donde se pasa un hilo al que se ata un peso. Puede ser una bolsita que llenamos de granitos de arroz, cantos rodados, etc. Se va aumentando progresivamente el peso. La idea es mantener los músculos contraídos contra el huevo para trabarlo en la sección mediana de la vagina. Y luego aplicar movimientos de balanceos de la pelvis o hacer subir el peso gracias a contracciones vaginales. Los ejercicios con peso implican un buen manejo del piso pélvico y no son indicados para las principiantes o mujeres que tienen síntomas de debilitad. Al no poder retener el huevo adentro de la vagina, se podrían lastimar.

¿Cómo tomaran sus huevos?

Se llaman huevo de jade pero no siempre están tallado en este material. Se pueden encontrar de madera o de piedra. Los primeros se recomiendan para la practica de la musculatura porque son fácil de agujerar y más livianos aunque presentan una problemática de higiene ya que el material es poroso y allí podrían alojarse bacterias. Los huevos de piedras por ser lisos no presentan este problema.

En general, se usan tres tipos de piedras : el jade, la obsidiana negra y el cuarzo rosado. Cada mineral tiene propiedades energéticas distintas y permiten sanar el cuerpo tanto física como emocionalmente, trabajando sobre las memorias de tejidos, donde se almacenan en especial la malas experiencias sexuales o médicas y en general todo tipo de trauma que tenga que ver con esta zona anatómica.

Los huevos vienen de distintos tamaños, la idea de base es que más grande sea, más fácil sentir, apretar y trabarlo. Por lo cual se recomiendan los huevos grandes para las principiantes. Al contrario los huevos chicos requieren un fuerte tono muscular y un manejo avanzado de los músculos.

El huevo de la discordia

Cuando Goop, el famoso blog Lifestyle de Gwyneth Paltrow, publicó una nota sobre el uso de los huevos de jade (huevo yoni), fue masivamente criticado por los ginecólogos y otros especialistas en piso pélvico. En especial se alarmaban de las posibles consecuencias negativas de una tal practica en mujeres padeciendo de un piso pélvico débil. Otros dudaban de su eficacia, por lo menos en lo que es de ser mejor que a la rehabilitación clásica en consultorio especializado por ejemplo.

La practica de kung fu vaginal es para toda mujer, cualquier sea sus motivos, su edad, su sexualidad, etc. Ahora bien, es muy importante ser consciente que las mujeres con síntomas de debilitad no pueden practicar los ejercicios que involucran subir y bajar el/los huevo(s) y los ejercicios de musculación con peso. Añadir una presión extra sobre los músculos es contraproducente hasta peligroso. Con una base muscular debilitada, el peso del elemento podría empeorar su condición. Además, al no poder retener el huevo adentro de la vagina, se podrían lastimar (no solo los dedos de pié).

Los ejercicios de contracción del músculo contra el huevo se pueden practicar en posición recostada para así evitar que actué la fuerza de la gravedad, lo que disminuye los riesgos de aumentar sus síntomas.

A la hora de hacer ejercicio, están las chicas que necesitan motivarse con suscripción al gym y las que necesitan tan solo un par de zapatillas. Al fin y al cabo, lo mismo pasa con los ejercicios del piso pélvico. De esta manera, el kung fu vaginal es una modalidad más para conectarse con el cuerpo y cuidarlo. Cuestión de no poner todos los huevos en una sola cesta.

Deja un comentario