¡Feliz día, mujeres luchadoras!

Si algo nos entusiasma mucho en Argentina (recordamos que las autoras del blog son francesas!) son los extraordinarios movimientos de movilización de mujeres acerca de 2 temas fundamentales : la violencia obstétrica por un lado, la violencia de genero por otro lado (para nosotras, la violencia obstétrica igual es un aspecto de la violencia de género). Las casildas, El parto es nuestro, Ni una menos (por ejemplo) están haciendo un trabajo maravilloso.

Nos entusiasma eso porqué es totalmente necesario; y a su vez nos enfurece porqué es el recordatorio constante que a las mujeres nos siguen maltratando demasiado seguido. Acoso sexual, violaciones, feminicidios, tal como la violencia obstétrica, son temas demasiado comunes.

No, la mujer no es un objeto “tocable a voluntad”. No, la mujer no es un cuerpo que se puede tomar y echar. No, la mujer no es una persona sin cerebro que no puede tomar decisiones propias…

Al igual que el hombre, la mujer piensa, opina, acepta, rechaza, critica, aprueba, disfruta o goza. Al igual que el hombre, la mujer tiene todo derecho a decidir lo que hacer y vivir con su cuerpo.

Si somos demasiado seguido víctimas, es también nuestra responsabilidad luchar con fuerza y determinación contra hechos socio-culturales, tal como el machismo, que ya tendrían que pertenecer a la prehistoria.

No nos dejemos vaciar el cerebro con pelotudeces (mirando en televisión reality-shows o noticias sin la más mínima distancia crítica; armando un perfil de Instagram lleno de selfies –o chequeando perfiles de los demás…). Bah, tenemos el absoluto de derecho de divertirnos con eso, pero con criterio.

Usamos más nuestras neuronas para estudiar, informarnos, compartir con los demás. Usamos más nuestras celdas grises para afirmar y proclamar la fuerza de las mujeres y sus derechos inviolables.

Enseñamos mejor a nuestrXs niñXs el respeto hacia los demás y hacia si-mismo. Enseñémoslos como es su cuerpo, como funciona, y lo que es una sexualidad respetuosa. Démoslos más tiempo para jugar, para despertar su creatividad, para imaginar con ellos futuros felices, donde las diferencias (de color, de sexo, de opinión…) son una chance y no un problema.

Sigamos sembrando amor, sigamos sembrando determinación, sigamos sembrando conocimiento. Así, mujeres, nos queremos.

Mujeres sembrar amor y conociemiento 8 de marzo

Deja un comentario