El gas que nos gustaría evitar… ¡el pedo vaginal!

Cuando los órganos sexuales y el sistema uro digestivo dejan de pronto de funcionar bien, la vida de las mujeres de pronto conoce muchos cambios: vergüenza, sentimiento de pérdida de dignidad, frustración, hasta depresión son fenómenos comunes en mujeres que sufren de incontinencia urinaria o fecal, de prolapso, de vaginismo, etc.… Pero hoy, vamos a hablar de otro tema, mas “liviano” aunque también puede llegar a provocar mucha verguënza : los temidos pedos vaginales

 

¡NO, el gas vaginal no sale del orto!

Todavía, algunos hombres lo dudan… Lo decimos una vez por toda. Se llama gas “vaginal”… Sale de la vagina, ¿ves? No tiene olor tampoco, ya que la mujer no digiere su comida por la vagina, por si acaso lo teníamos que aclarar, jaja. El pedo vaginal solo es aire que entro en un lugar inadecuado y tiene que salir.

gas vaginal prevencion

¿En qué situaciones suele ocurrir el pedo vaginal?

¿Ya les paso algo asi? A nosotras, muchas veces… La situación que siempre viene en la mente es la del acto sexual. Estas con tu pareja, cerca del climax. De repente vos te moves, y BAM : ¡un recital muy sonoro de flatulencias vaginales viene cubrir tu gemidos de placer! Puede ser un solo gas o una catarata con reincidencia.

Si es tu pareja habitual, bien; pueden reír de eso, ¡hasta incluso se reportan hombres que encuentran los pedos vaginales “sexy”! También los puede molestar, ya que crea una atmosfera musical poco deseada.

Y si es su tu primera vez con este chico, buenoooo… Aunque –obvio- te provoca malestar, no te hagas drama. Si el hombre ya tiene algo de experiencia, seguramente ya le paso escuchar este tipo de ruidos, y te tendría que ponerte cómoda. Si se queda sorprendido, explícale tranquila con algo de chiste para que ríen de esto (“Mi vagina te está soplando un piropo” 😉 Sobre todo, no te pongas mal. Si el tipo te hace un comentario agresivo, despreciativo o vulgar, es un pelotudo y lo podes dejar YA!

El pedo vaginal también te puede pasar en una clase de gimnasia, de yoga o de fitness… Obvio es incómodo, pero les paso a muchas de nosotras, y no nos vamos a esconder por eso! También te puede pasar en la pileta perder agua por la vagina cuando salís de una sesión de natación. En este caso, es el agua que entro y no el aire.

postura yoga pedo vaginalPostura de yoga que puede provocar gas vaginal


¿Por qué y como sucede un pedo vaginal?

El gas vaginal está totalmente vinculado a nuestro tema favorito: el piso pélvico. Si tu periné funciona bien, el aire no tiene que entrar en la cavidad vaginal, aunque estas haciendo posturas y movimientos en qué estas abriendo las piernas. Lo que impide la entrada del aire son los músculos de tu periné que cierran la vulva y la vagina.

Cuando tenes una relación sexual, por supuesto este espacio se abre. Pero si tenes una vagina bien tónica, la penetración no tendría que dejar pasar mucho aire… Bueno, algunas posiciones, cambios de posiciones o la duración del acto pueden también interferir.

Lo mismo cuando está haciendo yoga o fitness. Si los músculos de tu pelvis están bien firmes, no hay razones por qué entre el aire. En este link, ¡podes chequear las posturas de yoga que suelen provocar gases vaginales!

Ahora bien, como lo estamos viendo en este blog, son muchas las razones que pueden conducir a una hipotonía del piso pélvico, que sea por factores genéticos, por parto(s) complicado(s), por malas costumbres (pujar muy fuerte cuando uno se va de cuerpo; alimentación que provoca constipación crónica; practicar mal los abdominales…), o por temas laborales (levantar mucha carga)….

Por todas esas situaciones, el periné puede estar muy debilitado. Seguido se hablan de los partos naturales como una causa de vulva o vagina muy distendida (lo que se podría evitar en muchos casos con una buena preparación del periné). Y si sus músculos pélvicos no pueden “cerrar” bien, entonces el fenómeno de los pedos vaginales es inevitable.

ventosidad vaginal

Luchar contra las ventosidades vaginales

Antes que todo, ¡hacer ejercicios para tonificar y reforzar las paredes flojas de tu vagina! Los Kegels por supuesto les van a ayudar, pero también la gimnasia hipopresiva, la respiración abdominal. La rehabilitación del piso pélvico con la ayuda de un kinesiólogo también puede limitar de forma radical esos pedos vaginales. En su casa, también pueden usar las bolas de geisha o los huevos yoni, que les van a ayudar a tonificar la vagina. Antes de usarlos, no duden en consultar un especialista.

 

¿Vaginoplastia contra pedos vaginales?

Por fin, hay que saber que existen tratamientos quirúrgicos que permiten luchar contra la flacidez de la vagina y de la vulva. No están diseñados “contra” los gases vaginales pero permiten disminuirlos como efecto secundario.

Los tratamientos quirúrgicos están buscando “cerrar” la vagina (achicando el espacio abierto), lo que consecuentemente impide que el aire no tenga tanta facilidad para entrar. Esta especialidad de cirugía femenina se llama “vaginoplastia”; se puso de moda hace poco, no para el tema de los pedos vaginales, pero porque este “rejuvenecimiento vaginal” o “lifting vaginal” permite volver a tener mejores sensaciones durante el coito, según los estudios.

Nosotras, las autoras, pensamos que es interesante evaluar esta opción si todas las otras demás que recién mencionamos (kegels, rehabilitación, hipopresivos…), no funcionaron. Es muy importante aclarar sin embargo que la vaginoplastia no hace necesariamente magia. Muchas mujeres que se hicieron ese tratamiento laser de rejuvenecimiento vaginal no se muestran del todo satisfechas después de la operación. Depende obviamente del estado de cada una, de la competencia del cirujano, etc.

Pero, otra vez, nos parece muy importante como primer paso buscar soluciones sin intervención quirúrgica y estudiar la vaginoplastia, solo como última opción.

**

Y si siguen largando un pedo vaginal de vez en cuando, ¡ríanse de esto!

 

 

 

 

 

Deja un comentario