¿Por qué el parto puede provocar riesgos ulteriores de prolapso?

El prolapso es el descenso hacia abajo de diferentes órganos (consulten nuestra historieta!) : puede involucrar la vejiga, el útero o el recto. En su último grado de gravedad (o sea prolapso de nivel 4), los órganos están exteriorizados. Ya vemos su cara de angustia… pero tranquila, lo decimos sobre todo por su concientización. Por suerte un grado tan fuerte de prolapso no afecta tantas mujeres (y aparte, es muy importante decir que tiene soluciones).

Sin embargo, muchas mujeres sufren de prolapso de nivel 1 a 3 en su vida… y ya que la repuesta medica no es siempre bien adecuada (“si, es normal lo que le está pasando”, ver nuestro testimonio), nos parece muy importante seguir informando!

Hoy queremos hablar de los riesgos de prolapso vinculados con el parto vaginal.

parir no es facil

Los esfuerzos provocados por el parto

Parir no es fácil. El cuerpo se encuentra en una situación de esfuerzos de un nivel apenas concebible. Los músculos y los ligamentos tienen que hacer un trabajo fenomenal, los huesos tienen que aguantar el movimiento hacia abajo del bebé, los nervios pueden pasar momentos difíciles de presión… de hecho, todo el organismo pasa por una fase de “transformación” enorme. Dar a luz demuestra un poder femenino sin equivalente.

Pero, otra vez, no es fácil, por lo cual es tan importante estar bien preparada. Antes que todo:

entender lo que pasa en su cuerpo cuando empieza el trabajo de parto: por donde pasa el bebé, el lugar que tiene en el canal de parto, la posición de su propio sacro y cóccix (es fundamental que la mama pueda “abrir la pelvis”!)…

saber lo que es pujar. Cuántas mujeres (nosotras incluidas!) no saben pujar al momento de parir. Pujar bien NO es bloquear la respiración, y empujar muy fuerte hacia abajo: si hacen esto mandan una presión increíble hacia su piso pélvico, lo que obviamente lo va a debilitar. Pujar bien poner en juego la respiración abdominal.

estar consciente de su piso pélvico. Si leen de forma regular “Periné consciente”, ya saben lo importante que es el periné en su vida… especialmente durante el embarazo y parto. Para un parto vaginal “feliz”, es importante tener un piso pélvico a su vez fuerte (para que pueda aguantar los esfuerzos), ¡pero también flexible! El parto implica una deformación considerable de la zona de la pelvis, si sus músculos están demasiado rígidos no pueden aguantar la deformación. Por eso, es tan importante practicar a lo largo de la vida ejercicios de flexibilización del periné (o durante el embarazo, practicar masaje perineal).

Vivir un parto “harmonioso” con la ayuda única de su cuerpo (o sea, sin cesarea innecesaria o medicalización abusiva) es el sueño de todas. Para que su pueda cumplir el sueño,¡prepárense bien!

 

¿Aun así, pueden existir riesgos de prolapso?

Prolapso y parto vaginal preguntas

Prepararse bien les va a ayudar de forma cierta (también búsquense el mejor equipo; piensan bien en la posición de parto…). Es conocido que los casos de prolapso post-parto tienen como causas comunes:

  • Un pujo prolongado… y mal hecho, o sea con presión intraabdominal muy fuerte ;
  • Un parto demasiado rápido, y entonces muy brutal para los músculos y ligamentos;
  • El uso de fórceps, que provoca una distensión fuerte del periné
  • Un problema de denervación durante el parto (debida al estiramiento excesivo de un nervio).

Como  lo vemos, casi todas esas causas están vinculadas con el piso pélvico. O sea, si se preparan de forma adecuada con ejercicios de tonificación y flexibilización del periné, si saben cómo pujar, si eligen una forma de parir que mantiene su movilidad,  tienen entonces en su poder la capacidad de limitar los riesgos de prolapso.

Pero es muy importante aclarar que algunos factores no dependen solo de vos.

  • Un bebé grande (de más de 4 kilos) o con una cabeza de diámetro importante exige mucho de su piso pélvico.
  • Existe también un factor genético que tiene que ver con la calidad de sus tejidos conjuntivos (presentes en los ligamentos y las fascias del piso pélvico, lo volveremos a hablar). Puede pasar, por ejemplos, que tengan tejidos conjuntivos con fibras de colágeno o elastina de baja calidad.

 

Sí, es verdad, la caída de órganos puede ser el resultado de su(s) parto(s). Pero ustedes tienen la capacidad de limitar esos efectos haciendo trabajo de concientización: ¡nunca dejan de buscar informaciones sobre el parto!

Y por supuesto, preparen su piso pélvico 🙂

Deja un comentario