¿Cómo curar la incontinencia urinaria ?

¿Tienen pérdidas de orina cuando corren, cuando tosen o se rien? ¿Ya les paso que se escape piz durante una sesión de CrossFit o un entranamiento abdominal intensivo? Sufren de lo que se llama la incontinencia de esfuerzo. Puede ser que sufran de eso ya desde la adolescencia o que surgió después de embarazos (y partos). ¡No bajen los brazos! No es para nada un fatalismo. Si su médico les dijo que es “normal” después de un parto, que “son cosas que pasan a las mujeres”, no le hagan caso.

incontinencia urinaria running


No, la incontinencia urinaria no es “normal”

Es importante decirlo una y otra vez, ya que muchas mujeres cuenten que escucharon eso cuando hablaron con sus doctores. La incontinencia urinaria es de hecho un fenómeno muy frecuente (se estima a alrededor 40% las mujeres de más de 35 años que sufren de incontinencia). ¡Pero frecuente no significa normal! La incontinencia de esfuerzo resulta de un disfuncionamiento del piso pélvico; los músculos que tienen que cerrar la uretra no funcionan más de forma correcta, lo que provoca las pérdidas de orina.

Algo que disfunciona merece un tratamiento

Hoy en día se ven cada vez más comerciales para pañales femeninos. Lo bueno es que permiten desdramatizar la incontinencia urinaria y ponen un foco sobre una patología frecuente. Sin embargo, este negocio millonario esconde otra verdad: antes de usar pañales para incontinencia, ¡es mucho más importante curar la causa! (más que ponerle una toalla en el síntoma).

Las mujeres que sufren de incontinencia de esfuerzo pueden seguir sesiones de rehabilitación del piso pélvico, que les van a permitir reforzar aquel, y asi limitar o directamente impedir la perdidas de orina.

La rehabilitación se puede seguir con kinesiólogos o fisioterapeutas (en Francia, las parteras también están habilitadas a hacer esta rehabilitación). Otras opciones para ayudarles a cuidar su piso pélvico son :

las clases de yoga (averiguen que los profes tienen conocimiento en suelo pélvico),

–  la danza árabe,

la gimnasia hipopresiva,

el canto,

– herramientas, como las bolas chinas (bolas de geisha)

incontinencia de esfuerzo informarse

Y incluso pueden recurrir a la cirugía en casos de incontinencia más severa.

 

¡Hablen y leen sobre la incontinencia!

Sabemos todas que no es un tema fácil. Da vergüenza, a todas edades. Pero sin hablar, tampoco se van a curar. Un estudio español de 2017 presenta la incontinencia como un “problema infradiagnosticado”, ya que las mujeres –seguido- no se atreven hablar. En la mayoría de los casos, las que no hablan terminan gastando mucha plata en los pañales femeninos, mientras podrían mejorar su situación con opciones de rehabilitación.

¡Pueden salir de la incontinencia!

Deja un comentario