Mas vale prevenir que curar…

Proponer una medicina paliativa para las patologias del piso pélvico obviamente es un paso importante, en comparación con las pocas propuestas actuales vigentes. Pero aún más importante es plantear una medicina preventiva. Los médicos deben invitar a las mujeres a mejorar su conocimiento y cuidado de esta parte del cuerpo… así como también es esencial que los padres empiecen a hablar de estos temas con sus hijas en la etapa de la adolescencia, para empezar a concientizar de forma temprana.

Piso pélvico educacion

El primer punto del abordaje preventivo es proponer a las mujeres, lo antes posibles, un diagnóstico perineal para establecer su estado: hipertensión, hipotensión o justo equilibrio. Esto se podría hacer en las visitas de rutina con el/la ginecólogo/a.

La prevención funciona a la par de ejercicios que se pueden practicar a lo largo de toda la vida. Los famosos ejercicios Kegel, que sirven de “rehabilitación” post-parto en los EEUU, son útiles para conocer y practicar desde el final de la adolescencia. Si bien Arnold Kegel recomendaba realizar 3 sesiones de 20 minutos por día, para un fortalecimiento preventivo, 3 sesiones diarias de 10 contracciones/relajaciones constituyen una base sólida de trabajo del piso pélvico.

También se pueden usar, para la prevención, las famosas bolas chinas (o Bolas de Geisha). Muchas veces son consideradas un juguete sexual (pues fortaleciendo el piso pélvico permiten un sexualidad con más gozo para la mujer y su pareja), pero estas bolas también brindan la tonificación y la flexibilidad que se debe buscar para el piso pélvico.

Por otra parte, un elemento esencial de la prevención es cuidar a las jóvenes madres, haciendo que ellas no hagan esfuerzo en el primer mes después del parto. De hecho, este momento corresponde a una fase de mucha fragilidad para el periné (especialmente en el caso de parto vaginal). La mujer debería entonces tratar de descansar lo más posible, aprender a llevar y alzar bien al bebé, estar parada únicamente cuando sea necesario, etc.  Por supuesto, van a decir, “¡pero es imposible!”. La verdad es que nuestras sociedades actuales lo permiten poco…

En cuanto al porteo, lo mejor, al principio (y luego de la primera semana/mes), es cargar al bebé en la espalda, o lo más alto posible, en el pecho. Hay que ser conscientes de que muchas actividades, como tener a su hijo en brazos, empujar el cochecito cargado de niño(s), levantar paquetes y otros pesos, mientras caminan sobre veredas llenas de pozo, etc., requieren la fuerza de los músculos pelvianos.

Piso pélvico prevencion

Tanto durante el embarazo como a lo largo de toda la vida, lo más importante en cuanto a los ejercicios que involucran el piso pélvico, es la constancia y la regularidad. Una vez que la mujer toma conciencia de su periné y de sus funciones, lo tiene que cuidar de forma cotidiana. Obviamente, sabemos muy bien lo difícil que es, a veces, tener esta disciplina. ¡Somos las wonderwomen, pero podemos fallar! Entre el trabajo, la vida social, el novio/marido, los niños, ¿dónde está el tiempo disponible?

¡Pero pensémoslo bien, que lo invisible tiene sus ventajas! En cada espera o en cada actividad inmóvil, pueden ejercitar su piso pélvico. Tómense 5 minutos, 3 veces por día, para realizarlos, o 15 minutos seguidos si prefieren, y podrán observar en seguida el cambio. ¡Sanar no es difícil!

 

Deja un comentario