La medicalización del parto

La medicalización es particularmente visible en los embarazos y partos. Hoy en día, por un tema de seguridad, de precaución, el embarazo transcurre rodeado de decenas de turnos médicos, y el parto en el hospital se parece más a una operación (con su equipo de médico, obstetra, anestesista, parteras… y sus herramientas e intervenciones: epidural, episiotomía, monitoreos, sección rápida del cordón  umbilical…).

Y la verdad es que no nos atrevemos mucho a debatir esta intromisión del cuerpo médico en el embarazo, por el miedo grande que tenemos a que nuestros bebés tengan problemas. Obviamente, un seguimiento y acompañamiento médico durante el embarazo es totalmente necesario, pero nunca se debe olvidar que la maternidad, primero, es un evento natural. Yvonne Knibiehler, grande especialista francesa de la Historia de la Maternidad, dice lo siguiente:

Antes existía un mundo de mujeres. Fue destruido por la medicalización. La transmisión entre madre e hija fue interrumpida desde la revolución Pasteuriana. En esa época, los médicos decidieron que podían cuidar a los bebés mejor que las mujeres porque ellas no tenían instrucción. La ciencia descalificó los saberes femeninos tradicionales. Me parece entonces muy bueno esta nueva costumbre de hacerse consultas [entre mujeres], e Internet participa de este movimiento.

Histoire de la maternité en occident_Historia de la maternidad en el Occidente

Esperemos que nuestro blog contribuya un poco en un cambio de paradigmo… Que las mujeres no duden en cuestionar, en preguntar, en entender. Son su cuerpo, su vida y la de sus bebés. Tienen el derecho absoluto a tomar decisiones propias y que sean respectadas.

Ver también nuestra nota “Historia de la obstetricia

Deja un comentario