Algunas diferencias entre el sexo Taoísta y el modelo Occidental

  • En el modelo Taoísta la terminología sexual es siempre positiva y se refiere a los genitales y al cuerpo con términos poéticos, que resaltan su belleza y divinidad.

 

  • La relación sexual no es lineal, sino cíclica: se busca quedarse en la sensación orgásmica previa a la explosión, en lugar de llegar al orgasmo. Y volver una y otra vez a ese punto. Este tipo de orgasmo, se denomina orgasmo “valle” u orgasmo “interior” (transmisible a todos los órganos) para diferenciarlo del orgasmo “pico” (u orgasmo exterior, el que es comúnmente conocido en Occidente).

 

  • La relación es duradera. Los participantes dedican tiempo a sus encuentros.

 

  • El énfasis está puesto en el despertar de los sentidos y no en la fantasía: no es posible sentir y pensar a la vez. Poner el foco en las sensaciones físicas de una caricia o un beso permite devolver la consciencia y despertar las terminaciones nerviosas de cada zona.

 

  • La relación sexual taoísta pone el acento en el placer de la mujer. La clave está en la observación de la necesidad de la mujer en cada momento, lo cual implica saber leer las respuestas físicas de la pareja y responder acordemente. El placer femenino está unido intrínsecamente a la raíz del placer del hombre, de su amor para su mujer y fuente de energía.

 

  • La vagina no es considerada como una entidad en bloque, sino que se divide en secciones, tres para Mantak Chia y hasta ocho, “los ochos valles”, según Jolan Chang. Lo mismo sucede con el pene, que también tiene varias zonas erógenas. De este modo, los manuales proponen variantes de posiciones, de estilo y profundidad de penetración.

 

  • Los manuales Taoístas promocionan la permanencia y resistencia. Se habla de un mínimo de «1000 golpes amorosos» para satisfacer a la mujer (Jolan Chang). Es importante también, que el hombre no vaya ni demasiado rápido ni demasiado profundo, para no lastimar a su pareja.

 

  • Disocia la eyaculación del orgasmo en el hombre y la mujer.

 

  • La saliva, el líquido lechoso de los senos, los flujos lubricantes genitales, el eyaculado  de la mujer y del hombre, todos son considerados esencias vitales que intercambian la pareja durante la relación sexual.

 

  • La musculatura pélvica no solo esta conocida, sino que se utiliza de manera consciente durante la relación. Se recomienda ejercicios de respiración y otros de fortalecimiento que involucran los músculos del piso pélvico. Es el denominado “Kung Fu Vaginal“.

Deja un comentario