Cuidar el piso pélvico durante el embarazo y el parto

La mayoría de las embarazadas se ven afectadas por problemas del piso pélvico (no sólo las que tienen parto natural al final). Las señales pueden surgir durante el embarazo, después del parto, o mucho más tarde en la vida de la mujer. En el embarazo, el peso y volumen de la panza aumentan, el centro de gravedad del cuerpo se mueve, generando una mayor presión en el piso pélvico. El periné suele tener que aguantar hasta 20 kilos (¡o más!) extra. Pero, cuando se agrega peso de forma bastante rápida sobre cualquier tipo de “base”, ¿qué sucede? ¡Se hunde!

Sin embargo, el periné está tan bien creado que permite que el cuerpo tenga esos cambios de peso sin drama. Lo cual, obviamente, no significa que la “tarea” de sostener una placenta con un bebé sea fácil. Si el piso pélvico es frágil o hipotónico, durante el embarazo se pueden presentar incidentes de incontinencia (urinaria y fecal).

Como pudimos observar en los resultados de la encuesta y en las lecturas que realizamos para esta investigación, los obstetras, parteras y profesionales casi NUNCA hablan del periné durante el embarazo. Las mujeres no están alertas, ni preparadas para enfrentar los problemas del mismo, que puedan surgir durante el embarazo, y menos aún en el parto (vaginal) y en el post-parto.

En esta sección del blog, presentaremos algunas de las complicaciones que pueden surgir en el piso pélvico durante el parto vaginal, y explicaremos también, en forma detallada, la manera correcta y sana de prepararse durante el embarazo, para tener un parto feliz y saludable… ¡pues sí, se puede!

 

Deja un comentario